Blogia
Rachelinlondon

Que poco m´ha durao la alegría...

Que poco m´ha durao la alegría...

¿Os suena la foto? ¿La recordáis?

Sí, es ella, Esther Lucas en persona. O en papel y tinta, vaya.

Resulta que ha vuelto.

No sé vosotras, pero yo de pequeña la leía bastante. Normalmente prefería a Mortadelo y Filemón, 13 rue del Percebe… pero como de aquella no disponía yo de mucho capital pa gastar en lectura, (mi “capital” se reducía a que mi padre me llevaba al librero de viejo de Can Oriach (ahora tristemente convertido en juguetería), al lado de la calle del estanco, donde cambiaba los viejos por otros…también viejos) de vez en cuando leía la vida de Esther, Rita, Doreen...y Juanito, cómo no. Y me enganché a ellos.

Sabiendo que tengo alguna lectora joven, que igual no tiene ni pajolera idea de quien es la Esther esta, lo resumo intentaré que brevemente, aunque no prometo nada(que a mí lo de la brevedad no sé me da muy bien, a que engañarnos):

Esther Lucas es una quinceañera inglesa que, viviendo en Londres  con su madre y hermana, un día se les muere el padre. La madre se casa otra vez, con un Bobby (poli inglés), buen tío y simpático, con el que tiene una hermana más, Laurita.

Esther, familia aparte, se pasa la vida llorando por los rincones por un tal Juanito Wonden, un muchacho de rizos rubios, que si fuera tía se habría ganado una yo creo que bien merecidísima fama de lo que en mi barrio se conoce como calientapollas, en este caso calientabragas, ya que el tal Juanito, sabiéndose guapetón y deseado, se pasaba la vida coqueteando con la Esther esta, con su amiga Rita, y hasta con el callo de Doreen, una tía fea y gorda, odiosa, que se pasa la vida enredando entre Esther, Rita y Juanito el calientabragas, con lo cual no se sabe muy bien quien le gusta a Juanito, pero, eso sí, el tío deja una puerta abierta a cada una, por si las moscas…

Y Esther hace lo que cualquier quinceañera: va al instituto, donde no deja de meter la pata, y, no me preguntes por qué, pero cada vez que la invitan a una fiesta, cine o lo que sea, la tía sale con que no puede, que ha de lavarse el pelo.(Que no le veo yo el problema a eso, pero bueno. Si sales, te duchas antes, no? Y el pelo va implícito en la ducha, no? Esa parte no la entendí nunca.) Sale de compras, se junta con sus amigas a pintarse las uñas y ponerse mascarillas (yo nunca he hecho eso, pero se supone que es normal hacerlo. Una vez iba a dormir a casa de una amiga, éramos tres tías a dormir, y se me ocurrió decir que podíamos probar lo de las mascarillas y eso (yo que sé, lo ví en la tele…y nunca me había echo ninguna…) y mi amiga me dijo “yo ya me hago. Tres veces por semana.”Y me dio tan mal rollo que nunca más se me ha pasado por la cabeza), hace tests de revistas...A grandes rasgos, esa es Esther Lucas.

Y no, no he sido breve. Ya lo sé.

Total, que ahora, un millón de años después, Purita Campos, la dibujante, se ha puesto de acuerdo con una editorial, y sacan un nuevo libro de “Las Aventuras de Esther”, libro que ahora se llama “Las Nuevas Aventuras de Esther”.

Libro que dije había de ser mío desde que me enteré de la noticia, y que los amables reyes me han traído este año (sí, hago lista de reyes para evitar regalos extraños. Se nota, no?), que trata sobre los mismo, casi, porque es Esther, como siempre, pero es Esther con cuarenta años, separada, y con una hija adolescente…Toooomaa!!!

Pero, y ahí lo del cabreo, que yo no sé si habéis leído estos tebeos, pero tenían una cosa que a mí me sacaba de quicio: no empezaban y acababan en el tebeo, siempre leías con miedo, rezando para que en la última página no apareciera el temido “Continuará…”, que te dejaba con la intriga a medias. Eso, en Mortadelo y Filemón, no pasaba. Y yo encima, que los cambiaba, ni te cuento. En unos, tenía la hermana 4 años, en otros, unos pocos meses. En otros ni existía, y Esther y su familia disfrutaban aún de la compañía de su padre. Y este, lo cogí sin miedo, y venga a leer, y, cuando menos te lo esperas, giras una página y ahí estaba: Continuará… ¡Qué coño!

Resulta que sacan tres libros, tres, y los sacan poquito a poco. Cabrones.

Así que tengo que estar atenta a ver cuando sale el siguiente si quiero enterarme de la historia. Y viviendo aquí, la historia se me hace que puedes ser un poquito más difícil de lo normal. Onde coño compro yo un tebeo de Esther en Londres, en castellano? Que en inglés igual lo pillo, pero lo quiero en castellano.

Y ando cabreada, que me quedé en saber quien era el marido dela Esther y padre de su hija, y otra vez me ha vuelto a pasar lo mismo.

Continuará…(cuando salga el siguiente os cuento)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres