Blogia
Rachelinlondon

Profesores del mundo...

Profesores del mundo...

Escuchad.

Entiendo que ser profesor es difícil. Entiendo que los niños son niños, y como tal son especiales y no se les puede pedir según qué (como un poco de sentido común, una pizca de autodefensa y un mucho de sentido del ridículo). Pero vosotros sois adultos y sí se os pueden pedir estas bonitas cualidades.

En mi caso, os pido (y exijo) una revisión INMEDIATA del cancionero navideño, que en mi opinión habéis dejado ya de la mano de dios por demasiado tiempo.

Durante años mi hermana y yo, provenientes de una de esas familias enormes en las que la edad de los mismos va desde neonatos a octogenarios, nos hemos debatido durante la (por mí) temida-(por ella)esperada cena de nochebuena entre partirnos de la risa o echarnos a llorar y cortarnos las venas con el cuchillo del jamón.

En nuestro caso casi siempre ha ganado el petarnos de risa, ya sea por lo de que la única manera de sobrellevar la cena (de nuevo, en mi caso)es darle al alpiste y anda una con el sentido algo revuelto y la risa fácil, o porque somos de talante bueno(su caso) y nos sabe mal reírnos de la pobre criatura y el pobre padre de la criatura.

Que vayamos ciegas de Marie Brizard o que mi madre (Santa mujer)nos haya enseñado a ser respetuosos con los demás no es excusa para someternos, cada puto año, al lamentable espectáculo de una criatura subida a una silla cantando una miserable canción sobre algún pastorcillo/oveja/ángel/trineo (táchese lo que proceda) mientras el embelesado padre apunta con la cámara para guardar detalle de tan bonita ocasión.

Y cada año, aquí es donde entráis vosotros, profesores de primaria de este mundo, la nueva canción es más lenta, más sosa y más larga que la del año anterior.

Dios mío de mi vida, cuánto dura una canción de navidad infantil!!!!

Digo yo, en mi humilde opinión de treintaycuatroañera sin hijos, que podíais poner a las criaturas a cantar algo alegre, simpático…incluso me atrevería a usar el término dicharachero, mal que me pese. Pero no los muermos estilo”voy a dormir al personal” a los que no tenéis acostumbrados. No en vano somos  la tierra del sol y de la juerga,no? Tampoco quiero yo ahora que me castigue dios y volvamos a la época folclórica Manolo-Escobalera, pero entre poc i massa, tu!

En resumen, que para ahorrarnos a mí y a las personas como a mí la tortura de cada año , evitar discusiones familiares(hay padres que se toman muy a pecho eso de que se te escape la risa mientras su retoño canta(es un decir)una bonita canción navideña que lleva tres meses estudiando en el cole)maltrato infantil(que tire el primer polvorón el que no haya sentido el deseo irrefrenable de pegarle un galletón al crío a ver si se calla)y, sobretodo, sobretodo, ahorrarme el mal trago de vivir esta experiencia de nuevo ahora que los niños son míos(sobrinos)y la hermana y madre en cuestión me saca dos palmos e imagino que ha perdido el sentido del humor ante este tipo de situaciones, os pido, OS IMPLORO, empezar a buscar nuevas canciones para enseñarle a los niños.

Si no podéis, os da pereza o cualquier otro escenario similar, no dudéis en contactar conmigo.

Disponible cual cerrajero, 24 horas al día los 7 días de la semana. Navidad incluida.

De hecho si queréis llamarme en navidad, mucho mejor.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres